Silbo Money-blog-educación financiera

Educación financiera: 5 pasos para conocer tu dinero

Educación financiera en 5 pasos

Quizás al escuchar educación financiera no se te viene nada a la cabeza, pero seguramente, al navegar por internet, te has encontrado el típico vídeo en el que se resuelve una situación financiera: una reclamación a una aerolínea tras haber perdido un vuelo, un tutorial para hacer la declaración de la renta, consejos para invertir en Bolsa, o alguien organizando sus gastos del mes y hablando de los famosos “gastos hormiga”.

Todo esto se considera educación financiera. Este término recoge todas las herramientas y conocimientos necesarios para gestionar tu dinero y cuidar de tus finanzas. Además de los bancos, las redes sociales están llenas de vídeos y artículos en los que puedes aprender a usar tu dinero, y están al alcance de todos.

Ahora que ya sabes qué es la educación financiera, veamos algunos pasos para introducirte en el mundo de las finanzas.

Primer paso hacia una buena educación financiera: hacer un presupuesto

Debes saber de dónde partes: cuáles son tus gastos fijos y cuánto te queda para tus necesidades, imprevistos, prioridades o caprichos. Planificar tus gastos te permitirá saber cuánto dinero destinas a cada cosa y este proceso debe ajustarse a tus ingresos y gastos. Por ejemplo, una necesidad es pagar el alquiler, la luz o la compra del supermercado; gastos que cubren tus necesidades vitales. Dentro de los caprichos se pueden incluir gastos puntuales como comprar ropa, viajar o asistir a conciertos.

Tan sencillo como anotar en una aplicación o en una libreta los gastos que planeas hacer y el dinero que te queda. Este método se adapta a todo tipo de presupuestos y estilos de vida, ayudándote a conocer y gestionar mejor tu dinero. Te permitirá también razonar qué porcentaje de tu dinero destinas a cada ámbito de tu vida y si necesitas hacer modificaciones. Así, los pasos siguientes serán muy sencillos porque tú mismo sabrás de dónde partes.

Segundo paso: planificar tus gastos

Gracias a esto, sabrás qué cantidad de tu dinero gastas y en qué, sabiendo cuánto te queda para imprevistos o caprichos. Todo este proceso se debe ajustar a tus ingresos y a tus gastos.

Como puedes ver, este proceso se adapta a todo tipo de presupuestos y estilos de vida. Es una forma muy versátil de conocer tu dinero y saber gestionarlo. Te ayudará también a razonar qué porcentaje de tu dinero destinas a cada ámbito de tu vida y razonar si hay que hacer modificaciones.

Te puedes ayudar de gráficos en Excel que te ayudarán a verlo de forma mucho más visual. También hay miles de plantillas en Pinterest o en Canvas que te pueden servir de inspiración y que te ayudarán a saber qué ámbitos tener en cuenta si quieres crear la tuya propia.

Tercer paso: establecer objetivos

Ahorrar de forma altruista está muy bien, pero seguramente te irá mejor si estableces un objetivo a cumplir. Algo así como los propósitos de año nuevo. Pero tienes que ser realista, no vale poner “quiero ser millonario” y esperar que tu cuenta bancaria crezca de la noche a la mañana.

Un objetivo a corto plazo puede ser, dejar apartados 50 euros y ahorrarlos cada mes. De esta forma a fin de año tendrás 600 euros ahorrados, que sería un objetivo a largo plazo o el resultado final de tus objetivos mensuales. Puede ser una suma pequeña pero es algo sencillo por lo que empezar.

Un objetivo también puede ser algo tangible; por ejemplo, un ordenador, un viaje, unos zapatos de marca. Puedes decir “voy a ahorrar cada mes tanta cantidad hasta que tenga suficiente para esto que llevo tiempo queriendo conseguir”. Da igual el tipo de meta que elijas mientras esto te permita ahorrar y te ayude a alcanzar tus objetivos. Este paso te ayuda a ser responsable con tu dinero y consciente de que si te muestras más restrictivo podrás alcanzar estos objetivos y verás resultados óptimos en tu cuenta bancaria. Una vez que ya has planteado cuál es tu situación financiera, puedes dar el siguiente paso.

Cuarto paso: aprender a ahorrar

Gracias a los pasos anteriores, empezarás a generar hábitos de ahorro. Podrás optimizar tus gastos de forma que cada euro gastado valga realmente la pena y que a la vez tu calidad de vida sea estable o se haya incrementado.

Un consejo para ahorrar puede ser abrirte una cuenta de ahorro. Ahí puedes meter cada mes la cantidad de dinero que pusiste en tus objetivos de forma que siempre tengas ese colchón financiero apartado de tu cuenta habitual.

Al tener tu vida financiera mucho más definida con los pasos anteriores no derrocharás el dinero en cosas de las que luego arrepentirte. Por ejemplo, no comprando alimentos que se quedarán de adorno en tu nevera o buscando las opciones más baratas de los productos.

Otra forma de ahorro, que además es muy interactiva, es la plantilla que te dejamos para descargar aquí abajo. Te servirá para ahorrar en una hucha de las de toda la vida, guardando las cantidades que aparecen de la forma que más te convenga. Es como una cuenta de ahorro casera y una buena forma de que enseñes también a los más pequeños a ahorrar. Además, ir tachando las casillas y ver que tu hucha va llenándose le proporcionará cierta serotonina a tu cerebro, lo que vincularía ahorrar con una sensación placentera Con todos los tips de ahorro que hay sabrás cómo cuidar de tu dinero correctamente.

Quinto paso: invertir

Entendemos que pueda darte miedo este paso, ya que se habla muy poco de Bolsa y de hacia dónde va tu dinero. Nuestro consejo es que hables o bien con tu banco, un consultor u economista para saber más del tema y que te oriente que opción puede beneficiarte, empresas que puedan interesarte o qué cantidad de tu dinero invertir sin que te suponga una gran perdida. Quién sabe, quizás el mundo de las inversiones sea el empujón que tu vida financiera necesita.Te recomendamos artículos cómo este sobre cómo empezar a invertir.

 

Conclusión

Puede que el mundo financiero sea un poco abrumador, pero gracias a las nuevas tecnologías cada vez más personas son responsables con su dinero y saben hacer un buen uso de él. La educación financiera te ayuda con pequeños gestos a garantizar unos beneficios asegurados como una mejor calidad de vida, toma de decisiones, mejor manejo de ingresos y gastos y tener estabilidad económica. Y lo mejor de todo, es que es un sistema que se puede adaptar a tí según tu estilo de vida y tus ingresos, por lo que todo el mundo puede aprender qué hacer con su dinero. El conocimiento es poder, y este poder te permitirá tener un mejor control sobre tu dinero.

 

Picture of <span style="margin-right: 10px;">María Pérez </span>  <a href="https://www.linkedin.com/in/maria-p%C3%A9rez-0b286a309?utm_source=share&utm_campaign=share_via&utm_content=profile&utm_medium=android_app" rel="nofollow" target="_blank" style="margin-right: 10px; margin-top: 11px;">     <img data-src="https://www.pagonxt.com/assets/rrss/linkedin-primary.svg" alt="LinkedIn" style="text-decoration: underline; color: #5555FC; width: 20px;"> </a>

María Pérez LinkedIn

Redactora

Artículos que podrían interesarte

Silbo Money-avatar-persona enviando dinero mientras fríe un huevo

Suscríbete a nuestra newsletter

Silbo Money-logo-isotipo

Apúntate a la revolución de los pagos.

⚡Tendrás acceso prioritario a Silbo.
🎁 Premios exclusivos.
💸 Acceso al Silbonazo de 1000€.

Al hacer click en el botón confirmas que has leído y estás de acuerdo con nuestra política de privacidad.